DELIMITACIÓN DEL TERRITORIO VETTÓN

Los vettones ocupaban  el territorio meseteño que se identifica con las actuales provincias de Salamanca, Ávila y norte de Cáceres, y se expandieron por el occidente en la provincia de Zamora.

Según Estrabón y Plinio los ríos Tajo y Guadiana  cruzaban sus territorios, y en el espacio  incluido entre ambos vivían, también  pueblos célticos y lusitanos,  en las zonas altas de los valles se asentaron carpetanos y oretanos, junto a vettones y el río Duero les separaba de los vacceos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

 

Distribución de los asentamientos de los vettones Alvarez-Sanchis 2003 (AMPLIAR)

Notas cronológicas sobre Pueblos célticos

(AMPLIAR)

 

 

FICHA TÉCNICA

 

Estructura de los castros vettones

(AMPLIAR)

 

 

 

Panteón de los  vettones

(AMPLIAR)

Distribución del armamento en  las necrópolis vettonas

(AMPLIAR IMAGEN)

 

Según Tolomeo en el s. II d.C, (II,5.7) las principales ciudades vettonas eran:

  • Salmantia, identificada con Salamanca

  • Capara, Ventas de Capara

  • Obila, Avila

  • Laconimurgi, Lacimurga, ¿Navalvillar de Pela, Badajoz?

A esta primera listas se pueden añadir otra serie de  ciudades que son mencionadas en otras fuentes:

  • Bletisama, Ledesma

  • Miróbriga, Ciudad Rodrigo

  • Turgalium. Trujillo

  • Alea, Alia

La delimitación del territorio de los vettones es muy complicada, especialmente con los carpetanos, porque no existen límites precisos.

Existen muchas contradicciones en las  fuentes, Polibio, por ejemplo afirma que Salmantia pertenecía a los vacceos y Tolomeo afirmaba que era una ciudad vettona.

Aunque en líneas generales, con una  serie de matizaciones,  porque  existen penetraciones de otros pueblos asentamientos de difícil asignación,  se puede afirmar que limitaban:

  • al norte con los vacceos

  • al este con los  carpetanos

  • al sur  con oretanos, túrdulos y celtas

  • al oeste con lusitanos

Raso de Candeleda, vista aerea, Ávila

En las sierras del Sistema Central, Gredos, Peña de Francia y Sierra de Gata aparecen sus núcleos de habitación. Sus asentamientos se extendieron por la penillanura de estas sierras hacia el norte por los cursos del Tormes y el Duero. La expansión hacia el sur los límites son mas complicados por el mosaico étnico que se fragua en la zona del Tajo, aunque es posible que habitaran la zona norte de la provincia de Cáceres, en especial la sierra, dado que la llanura estaba ocupada por otros pueblos

ASPECTOS CULTURALES

Estas gentes se identifican  con la cultura conocida como Cogotas II también conocida como los de los verracos, se ha consensuado que esta cultura se desarrollaría desde el s. V a.C. y se establece como evolución de  la cultura de la Edad de Bronce denominada Cogotas I sobre la que influyen elementos externos relacionados con los movimientos indoeuropeos del s. V a.C.

El sustrato de la zona respondía a una economía pastoril trashumante que estaba en contacto con los pelendones de la provincia de Soria. La transformación se asocia con un mayor uso de útiles de hierro, la aparición de una nueva cerámica de decoración a peine, influenciada por la zona de el Duero. Otra se las innovaciones es la aparición de la cerámica a torno y el cultivo de las gramíneas.

En un momento dado en esta zona los castros a finales del s. V a.C. se fortifican, se construyen una serie de defensas imponentes con paramentos internos y afianzadas  por barreras externas de piedras hincadas para evitar los ataques de la caballería

Urna procedente de la necrópolis de La Osera

Esta repentina pasión por la fortificación se ha explicado por la serie de movimientos localizados en la zona del Ebro, dirección este-oeste protagonizados por los celtíberos, el único inconveniente a esta tesis es el desfase existente de unos ciento cincuenta años entre la expansión celtibera y la fortificación de los vettones.

La cultura de Cogotas IIa es tradicionalmente clasificada como la fase de transición entre la I Edad de Hierro y la II que hasta hace poco tiempo mantenía la cronología de Maluquer en torno al 500 a.C,  momento inicial de  Sanchorreja II, asociada a la  aparición de una nueva cerámica realizada a peine y que Martin Valls data a  mediado de siglo VI a. C. ya que aparecen junto a fíbulas de puente filiforme.

El otro gran elemento de  la cultura vettona son una serie de representaciones zoomorfas realizadas en piedra  que se denominan genéricamente verracos, cuya cronología, génesis, evolución y finalidad es controvertida.

Los verracos se hallan diseminados por un área que se corresponde con los antiguos territorios de los vettones, vacceos y carpetanos.

Verraco con aspecto  procedente de Ulaca.

Solosancho (Ávila).

Aparecen en las actuales provincias de Ávila, Segovia, Salamanca, Zamora, Cáceres y Toledo, llegando hasta las comarcas portuguesas de Trás os Montes y Beira Alta. 
 

 ANTERIOR

CONTINUAR

 

SALIR

 

Nedstat Basic - Free web site statistics

 

 

© dearqueologia.com All Rights Reserved