LA ARQUITECTURA Y EL URBANISMO

 

 

 

Las primeras técnicas arquitectónicas surgen del deseo de los artesanos de dominar la utilización de los materiales nobles como el mármol y la caliza, también surge el deseo de agrandar los edificios, la búsqueda de los famosos hecatompedon  y adaptar los edificios para el uso para el cual se van a destinar. En esencia, la arquitectura de este periodo constituye la búsqueda de  nuevas soluciones para configurar la estructura urbana de las ciudades y el inicio de la conformación de los patrones clásicos.

El avance tecnológico está marcado por la introducción de la piedra tallada en los talleres de construcción, donde va sustituyendo a los denominados “materiales pobres”: la madera, el ladrillo y el adobe.

 

IR AL ÍNDICE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

GRECIA ORIENTALIZANTE Y

GRECIA ARCAICA

 

 

 

 

Regiones del Ática

(AMPLIAR)

 

 

La constitución de los atenienses, según Aristóteles.

(AMPLIAR)

 

 

Régimen isonómico

(AMPLIAR)

 

Evolución del templo de Hera

(AMPLIAR)

 

Vista de Zagora. Isla de

Andros, Grecia

 

 

 

Megaron, Eretria, Eubea

(AMPLIAR)

 

 

Vista del santuario de Perachora, Grecia

Debemos añadir que esta evolución y conocimiento de la talla de la piedra tiene su primer paso en las técnicas de los escultores, donde se formaran los canteros: una asociación evidente será la íntima relación de la escultura y la arquitectura en el mundo griego que siempre irán unidad. Gradualmente las columnas de madera van a ser sustituidas por otras de piedra, los revestimientos de tablones de los extremos y los ángulos también se sustituyen por piedra, los basamentos de  en morillo de las paredes de ladrillo son sustituidos por  grandes ortostatos que se limitan por bloque de piedra porosa tallados a modo de ladrillo

Para rematar la evolución hacia la piedra las techumbres, antes de madera y barro son también sustituidas  por piedra.

Gorgona del frontón del templo de Artemisa; Corfu, Grecia

Los primeros santuarios eran simples habitaciones rectangulares, una cella precedida por un pórtico de columnas en antis, que nos han quedado reflejados en las  pequeñas maquetas de barro cocido de  Perachora o de Argos.

Las fuentes literarias sitúan a Corinto como uno de los círculos preeminentes del arte de este momento. Según Píndaro en Corinto se inventó el  frontón triangular y se supone, en dicha ciudad, se realizó el primer friso dórico y las primeras metopas.

En realidad, el frontón más antiguo apareció en la isla de Corfú, a la sazón, colonia de Corinto, cuya figura central era una gorgona. Las primeras metopas  proceden de Etolia, y reflejan el mito de Thermos y Calidón, con cierta analogía con  los temas pictóricos corintios.

URBANISMO

A vista de pájaro la Grecia actual parece un  conjunto de aldeas diseminadas que en contadas ocasiones se han expandido formando pueblos grandes. Grecia continental presenta un territorio accidentado, en los pocos valles fértiles existentes y en la costa se ha ido configurando las grandes ciudades actuales. El patrón de poblamiento existente actual es diferente al del mundo clásico, por ejemplo Tesalia poseía un número mayor de ciudades  en la antigüedad que en los momentos actuales.

En los momentos más álgidos de la Grecia Clásica existían entre quinientas y setecientas polis. Intentar comprender la ciudad griega pasa por un acercamiento al espinoso concepto de polis, concepto claro pero tremendamente confuso, no olvidemos que el nacimiento del arte griego esta imbricado en el nacimiento del la polis, que marca un antes y un después de la Hélade.

El concepto es tan complejo para nosotros como lo era para los antiguos griegos, identificar polis y ciudad produce una serie de problemas, autarquía y autoabastecimiento son términos absurdos para aplicarlos a una ciudad, por otra parte, Aristóteles pensaba que una comunidad de cien mil personas no podía considerarse una autentica polis, el remate lo pone Pausanias, que llega a la polis de Panoneo, en la Fócide, y se pregunta:

 “… si se puede llamar polis a un lugar así, que no tiene edificios oficiales, ni un gimnasio, ni un teatro, ni un ágora, ni siquiera agua que fluyera de una fuente, donde se habita en viviendas comparables a chozas de montaña al borde de un barranco. A pesar de todo tiene fronteras que la separa de sus vecinos y envia a sus representantes a la asamblea focía…”

(Pausanias, X,4,1).

Nuestros criterios actuales no considerarían este asentamiento como una ciudad. El concepto de polis no debe identificarse con el concepto de ciudad, pero hay que admitir que el nacimiento de la polis impulsó el nacimiento de las ciudades griegas.

Antes de hablar de las grandes ciudades griegas, entre ellas Atenas, que abordaremos en los capítulos siguientes, debemos acercarnos a los modelos de esta época, posiblemente la ciudad de Zagora, en la isla de Andros, situada frente a Eubea, seria uno de los ejemplos paradigmáticos de este periodo.

Cronológicamente podemos establecer una datación entre los s. IX y VIII a.C., enmarcándose en plena etapa oscura.

Reconstrucción de una vivienda de Zagora, Museo de Chora

La mayor parte de la población se situaba en una acrópolis que tenía unas dimensiones de unas siete ha, protegida por una muralla de piedra de unos ciento cincuenta m de longitud y unos dos m de potencia (anchura).

Las casas presentaban una planimetría muy sencilla, con una superficie media de sesenta y cinco m2. El módulo básico se componía de una serie de dos o tres habitaciones cuadradas. En el plano de la ciudad no se ha podido identificar ningún edificio singular dedicado a asuntos administrativos ni ningún lugar de culto. Una vez pasado el peligro de la tumultuosa etapa de finales de la edad oscura los habitantes de la acrópolis descendieron a la planicie.

Otro ejemplo de ciudad de esta época lo constituye Emporio, en la isla de Quios, donde aparece un asentamiento de finales del s. VIII a.C., situado en una escarpada ladera de una montaña de mas de doscientos m. de altura, con una acrópolis de tres ha, rodeada por una muralla de piedra de dos m. de potencia y unos ochocientos m. de longitud, que a  diferencia de Zagora, si tiene una especie de residencia o edificio administrativo, un gran mégaron de dieciocho por siete m.

La población de Emporio residía fuera de la muralla, en una ciudad escalonada a lo largo de la ladera, en terrazas construyeron unas cincuenta casas, muy pequeñas y sencillas, donde no habitarían mas de trescientas personas.

El barrio antiguo de Eretria, en Eubea, no podía considerarse una verdadera ciudad, y con toda seguridad, a raíz de los descubrimientos de Lefkandi, a unos 16 Km, la población debió asentarse cerca del heroon, una ciudad sin puerto y que remplazó a Eretria como ciudad en el s. VIII.

 

 

SALIR

Nedstat Basic - Free web site statistics

 

© dearqueologia.com. All Rights Reserved