Nedstat Basic - Free web site statistics

LA QUIMERA DE AREZZO

 
DIMENSIONES: 182 x 80 cm.

CRONOLOGÍA: 380-360 a.C

MATERIAL: Bronce

LOCALIZACIÓN: Villa Iulia

CIVILIZACIÓN: Etrusca


 

 

Esta pieza es un verdadero símbolo de la cultura etrusca ,  este bronce fue hallado en 1553 e instalado por Vasari en Florencia para representar a los enemigos derrotados por Cosme I de Medici. Las garras, aunque originales, hubieron de ser restauradas; en cuanto a la cola, rota y desaparecida antes del hallazgo, fue añadida en 1768

En la mitología griega,  la quimera era una criatura que escupía fuego y tenía parte de león, de cabra y de serpiente. Hay esculturas y pinturas de quimeras, desde la antigua Grecia hasta la Edad Media e incluso hasta los movimientos modernos de vanguardia, en museos de todo el mundo.

La primera referencia a la Quimera aparece ne el canto VI de la Iliada, se trataba de un animal híbrido que asolaba Grecia. Belerofonte, hijo de Glauco,  a lomos de Pegaso la mata.

Otro mito lo hace hijo de Era hijo de Poseidón y de Eurinome, hija del rey de Megara. cuando era adolescente fue acusado de asesinar al  rey de Corinto, llamado Belero (acción de la que procede su nombre, asesino de Belero), en  otras versiones asesinó a su propio hermano Delíades o Pirén.

Como castigo fue expulsado de su tierra con total pérdida de su honor. Sin embargo, Belerofonte  fue perdonado, en  el reino de Tirinto, donde reinaba Preto.  La esposa de Preto, llamada, según versiones, Antea o Estenebea, intentó seducir al héroe, porque estaba enamorada de él pero como era rechazada, se vengó acusándole en secreto ante su marido precisamente de ese mismo delito, intentar conquistarla.

 Preto,  enojado, dispuso un viaje de Belerofonte hacia la corte del padres de Antea, llamado Yóbates, en Asia Menor, dando instrucciones a Belerofonte para que entregara cierta mensaje  a Yóbates a su llegada. El mensaje, en realidad,  era  una carta en la que Preto pedía que el joven fuera asesinado.

Yóbates, al tener conocimiento de tal misiva, decidió que no podía ir contra las leyes de la hospitalidad que le obligaban a tratar adecuadamente a Belerofonte, sobre todo después de haberlo agasajado durante nueve días antes de leer la carta, pero, como debía su papel de padre de la deshonrada, resolvió enviar a Belerofonte a matar a un horrible monstruo que les acosaba: la Quimera, plenamente convencido de que perecería en tal empeño

Sin embargo, como tales actos eran sumamente injustos, dado que Belerofonte no había intentado seducir a nadie, los dioses se pusieron de parte del héroe. Atenea le entregó un freno de oro, gracias al cual podría domar al caballo alado Pegaso, que le ayudaría en su labor. Una versión de la leyenda dice que Belerofonte obtuvo tal regalo porque había ido a orar al templo de Afrodita, según consejo del adivino Poliido. Y así fue, como, localizado Pegaso y hallada la Quimera, tras una horrible contienda, Belerofonte venció triunfante a ese horrible monstruo. Para lograrlo, Belerofonte le asestó varias cuchilladas y después le introdujo un trozo de plomo en la boca, que, al quemarse, con el continuo fuego que el mostruo expulsaba, le provocaron la muerte.

 

 

ir a Índice