LAS NECRÓPOLIS

 

 

Muchos pueblos de la Antigüedad creyeron e una vida después de la muerte y por lo tanto se enterraron acompañados de objetos que durante su vida indicaban su sexo, posición social y económica y  sus posesiones mas queridas.

Los enterramientos de los habitantes de la zona identificada  con los vettones nos indican su pasión por el ganado, en particular, por los caballos y nos hablan de una diferenciación social muy clara que implicaba una  jerarquía piramidal en cuya cúspide se encontraban los guerreros cuyos ajuares incluían  su armamento y los aperos de sus monturas.

Estos enterramientos nos hablan de una sociedad dominada por una oligarquía guerrera que se sustentaba por una amplia base de trabajadores de  inferior nivel social

ARTÍCULOS RELACIONADOS

INTRODUCCIÓN

LAS NECRÓPOLIS VETTONAS

LAS COGOTAS

 

Distribución de los asentamientos de los vettones Alvarez-Sanchis 2003 (AMPLIAR)

Fases del ritual de  cremación (AMPLIAR)

Elementos del ritual funerario (AMPLIAR)

 

 Guarda de puñal tipo Monte Bernorio, poblado de la Hoya, Laguardia, Alava

Distribución del armamento en  las necrópolis vettonas

(AMPLIAR IMAGEN)

 

 

 

Los enterramientos vettones constituyen  unos de los grandes focos de  información de las estructuras político-sociales y económicas de la Segunda Edad de Hierro en la Península Ibérica antes de los procesos de la romanización.

Las dos grandes necrópolis de los  vettones se encuentran en la provincia de Ávila, se trata de la Osera y Las Cogotas.

Las necrópolis de Cogotas es en la actualidad la única que se excavó por completo y esta publicada en su totalidad con unas 1600 tumbas que se reparten en cuatro zonas.

 La Osera identificada como la necrópolis del  castro de Mesa de Miranda tiene unas 2230 tumbas repartidas en seis zonas, existen otras necrópolis excavadas como el  Raso de Candeleda con unas 120 tumbas a las que debemos añadir otras nuevas en la alta Extremadura.

Como ritual característico se utilizaba la cremación del cuerpo que se realizaba en varias fases, ver cuadro adjunto.

Fases básicas de un ritual de cremación

Las necrópolis vettonas excavadas responden a una serie de parámetros:

  1. Se localizan frente a las puertas del poblado a una  distancia que oscila entre los 150 y 300 metros

  2. Están próximos a corrientes continuas de agua que discurren de este a oeste de los cementerios

  3. Los cementerios  se caracterizan por dividir e espacio en sectores separados por terrenos estériles:

Esta compartimentación se ha interpretado como espacios reservados a líneas familiares que pudieron ejercer cierto control del los recursos y simbólicamente se apropian del territorio que refuerza su estatus.

Es posible que cada agrupación perteneciera a un grupo gentilicio que habitaba en el castro

La localización cercana a las  corrientes de agua siempre se ha relacionado con la importancia de el agua para la realización de estos rituales, aunque intervenían otros elementos en el ritual.

Las necrópolis  son de hecho, una deposición secundaria, por lo que debieron existir restos del ritual primario: la  cremación. El ustrinum, usando el término romano, el lugar del  ritual primario, aparece en Cogotas en un espacio intermedios entre el poblado y la necrópolis, donde se encontraron restos de cenizas, huesecillos y restos de escorias.

Los restos que se recogían después de aplicar esta primera fase se depositaban en un hoyo o rebaje poco profundo de la necrópolis.

En algunas necrópolis aparecen pequeños túmulos de tierra o lajas de piedra protegiendo el enterramiento. Las estelas se han relacionado con el deseo de  destacar a un personaje importante cuya memoria debería perdurar durante generaciones.

Enterramientos vettones, La Osera, Avila

En la zona mas occidental del territorio vettón, en las provincias de Salamanca y Zamora los enterramientos son casi nulos. Se ha hablado de otra costumbre funeraria, la exposición de cadáveres a las aves y lobos.

Autores como C. Eliano y Silo Itálico hablan de exposiciones a los animales, sobre todo para los guerreros muertos en a batalla o héroes entre los celtíberos y los vacceos, para que el alma del guerrero llegara antes a la Isla de los Bienaventurados

Los enterramientos vettones más antiguos se fechan en el s. V a.C., en el ajuar funerario el arma de moda era la espada, de  hierro de la modalidad conocida como de antenas atrofiadas, por la forma de su empuñadura.

Estas espadas aparecen asociadas a  cerámicas  realizadas a mano con decoración a peine. A finales del s, IV a.C., los ajuares sufren cambios radicales. Las espadas  presenta una hoja pistiliforme que imita a las espadas greco-itálicas y aparecen puñales definidos como Monte Bernoirio,  caracterizado por  pomo y guarda naviforme y contera tetralobulada.

Espada de antenas atrofiadas tipo Alcacer do Sal y puntas de lanza, tumba 1060 de la zona V de La Osera (Chamartín, Ávila). Cabré de Morán

Espada de antenas atrofiadas, Museo Lázaro Galdeano

Hasta las guerra contra Roma  aparecieron dos tipos de puñales:  de frontón y  doblegobular, en función de la forma de sus pomos. Junto a espadas y puñales aparecen lanzas, soliferra, jabalinas y caetras como parte de la panoplia individual de un guerrero.

 

 

SALIR

 

Nedstat Basic - Free web site statistics

 

 

© dearqueologia.com All Rights Reserved