Nedstat Basic - Free web site statistics

 

INTRODUCCIÓN

La religión romana primitiva se modificó tanto por la incorporación de nuevas creencias en épocas posteriores, como por la asimilación de gran parte de la mitología griega. Así pues, la religión romana se consolidó antes de que comenzase la tradición literaria, por lo tanto, los primeros escritores romanos que se ocuparon de ella desconocían sus orígenes en la mayor parte de los casos, tal como el polígrafo del siglo I a.C. Marco Terencio Varrón. Otros escritores, como el poeta Ovidio en sus Fastos, con una gran influencia de los modelos alejandrinos, incorporaban creencias griegas para llenar los vacíos de la tradición romana.

La religión romana se caracterizaba por ser politeísta y antropomórfica. los dioses personificaban aspectos de la naturaleza. Los romanos tenían dioses para todas las ocasiones de la vida, por ejemplo, Fabulino ayudaba a los niños a aprender a hablar y Estalino les enseñaba a caminar.

El ritual romano distinguía dos clases de dioses, los di indigetes y los di novensides o novensiles.

Los indigetes eran los dioses nacionales protectores del Estado y los títulos de los primeros sacerdotes, así como las festividades fijas del calendario, indicaban sus nombres y naturaleza; treinta de esos dioses eran venerados en festivales especiales. El carácter de los indigetes y sus festivales muestran que el primitivo pueblo romano no era sólo una comunidad agrícola sino que también practicaban el combate y la guerra. La mayoría de estas divinidades eran dioses menores y personificaban cualidad abstractas y no tenían correspondencia con dioses griegos. Entre ellos destacaban:

Abeona, Abundantia, Adeona. Aequitas, Aera Cura, Aeternitas, Africus, Aius Locutius, Alemonia, Angerona, Angita, Angitia, Anna Perenna, Antevorte, Aradia, Averna, Bona Dea, Bubona, Candelifera , Cardea, Carmenta, Carna, Catillus, Cinxia, Clementia, Cloacina, Cocles, Concordia, Conditor, Consus, Convector, Copia, Corus , Cuba, Cunina, Cura, Dea Dia, Dea Tacita, Devera, Deverra, Di Penates, Dia, Disciplina, Dius Fidus, Domiduca, Domiducus,

Sincretismo de dioses romanos y griegos.

 

Romanos Griegos
Apollo Apollo
Baco Dionyso
Ceres Demeter
Coelus Uranus
Cupido Eros
Cibeles Rhea
Diana Artemisa
Hercules Heracles
Juno Hera
Jupiter Zeus
Latona Leto
Marte Ares
Mercurio Hermes
Minerva Athena
Neptuno Poseidon
Pluton Hades
Proserpina Persephone
Saturno Cronus
Venus Afrodita
Vesta Hestia
Vulcano Hefesto

 

Domitius, Duellona, Edusa, Egeria, Egestes, Empanda, Endovelicus, Evander, Eventus Bonus, Fabulinus, Facunditas, Faustitas, Febris, Felicitas, Ferentina, Feronia, Fides, Fontus, Fornax, Fraus, Fulgora, Furina, Honos, Imporcitor, Indivia, Inuus, Jana, Janus, Juno, Jupiter, Juturna, Lactans, Larenta, Lares, Laverna,Levana, Liberalitas, Libertas, Libitina, Lima, Lua, Lucina, Lupercus, Maia, Maiesta, Manes, Matronae, Meditrina, Mefitis, Mellona, Mena, Mens, Messor, Moneta, Mucius, Murcia, Muta, Mutinus Mutunus, Naenia, Nascio, Nemestrinus, Nerio, Nixi, Nodutus, Nona, Novensilus, Nundina, Obarator, Occator, Orbona, Pales, Partula, Patalena, Paventia, Picumnus, Pietas, Pilumnus, Poena, Pomona, Porus, Postverta, Potina, Promitor, Prorsa Postverta, Providentia, Pudicitia, Puta, Quirinus, Quiritis, Rederator, Robigo, Robigus, Roma, Rumina, Runcina, Rusina, Saritor, Securitas, Semonia, Sentia, Silvanus, Soranus, Sors, Spes, Spiniensis, Stata Mater, Statina, Statanus, Strenua, Suedela, Subruncinator, Summanus, Tellumo, Tempestes, Terminus, Terra Mater, Tibertus, Uranus, Vacuna, Vercvactor, Veritas, Verminus, Vertumnus, Vica Pota, Viduus, Virbius, Viriplaca, Virtus, Vitumnus, Volturnus, Volumna.
 

Los novensides fueron divinidades posteriores cuyos cultos se introdujeron ya en el periodo histórico que podían ser de origen itálico o griego, y cuya lista es inmensa. Cuando Roma tomó contacto con Grecia, recibió la influencia de la religión griega. Los dioses romanos adquirieron forma humana, y se hicieron populares las leyendas de sus aventuras. Al ser incorporados a Roma, los dioses cambiaron de nombre.

Las primeras divinidades romanas incluían, además de los di indigetes, una serie de dioses, cada uno de los cuales protegía una actividad humana y cuyo nombre se invocaba cuando se ejecutaba dicha actividad. Esas divinidades pueden agruparse bajo el término general de dioses auxiliares o subalternos, a quienes se invocaba junto con las divinidades mayores.

El primitivo culto romano no era tanto politeísta como polidemonista: adoración a los seres invocados por sus nombres y funciones, y el numen o poder de cada divinidad se manifestaba de maneras muy especializadas.

Las primeras divinidades romanas incluían, además de los di indigetes, una serie de dioses, cada uno de los cuales protegía una actividad humana y cuyo nombre se invocaba cuando se ejecutaba dicha actividad. Esas divinidades pueden agruparse bajo el término general de dioses auxiliares o subalternos, a quienes se invocaba junto con las divinidades mayores.

Altar de dioses penates

Los dioses representaban las necesidades prácticas de la vida cotidiana, tales como las sentía la comunidad romana a la cual ellos pertenecían. Estaban escrupulosamente acordados los ritos y las ofrendas que se consideraban adecuadas. Así, por ejemplo, Jano y Vesta guardaban la puerta y el hogar, los Lares protegían el campo y la casa, Pales, los ganados, Saturno, la siembra, Ceres, el crecimiento de los cereales, Pomona, los frutos, y Consus y Ops, las cosechas, Júpiter, el soberano de los dioses, era venerado por la ayuda que sus lluvias podían dar a las granjas y a los viñedos.

Sibila de Cumas, Miguel Ángel

En su aspecto más amplio, a Júpiter,  se le consideraba, por el poder de su rayo, encargado de regir la actividad humana y, por la amplitud de su dominio, el protector de los romanos en sus actividades militares en las fronteras de su propia comunidad.

En los primeros tiempos sobresalían los dioses Marte y Quirino, a menudo identificados entre sí. Marte era un dios de los jóvenes y de sus actividades, especialmente la guerra; se lo honraba en marzo y en octubre. Los modernos investigadores piensan que Quirino era el patrono de la comunidad armada en tiempo de paz.

A la cabeza del panteón más antiguo estaba la tríada formada por Júpiter, Marte y Quirino (cuyos tres sacerdotes, o flamines, pertenecían a la jerarquía más alta), y Jano y Vesta.

Estos dioses tenían en los primeros tiempos una individualidad poco definida, y sus historias personales carecían de bodas y genealogías.

A diferencia de la mitología griega, no se consideraba que los dioses actuaran como los mortales, por lo que no existen muchos relatos de sus actividades.

 

Este culto, más antiguo, se asociaba con Numa Pompilio, el segundo rey legendario de Roma, cuya consorte y consejera, según se creía, era la diosa romana de las fuentes y de los partos, Egeria. Sin embargo, se añadieron nuevos elementos en una fecha relativamente temprana. La leyenda asignaba a la casa real de los Tarquinos el establecimiento de la gran tríada capitolina: Júpiter, Juno y Minerva, quienes poseían el lugar supremo en la religión romana. Otras incorporaciones fueron el culto de Diana en el Monte Aventino y la introducción de los Libros Sibilinos, profecías sobre la historia del mundo que, según la leyenda, obtuvo Tarquino a finales del siglo VI a.C. de la Sibila de Cumas.

Nedstat Basic - Free web site statistics

 

 

 

 

ir al índice