MICENAS

 

 

 

Cuando estudiamos un hábitat antiguo nos encontramos con ciertos problemas de  definición de  términos y el más común en este entorno es la palabra megaron, que  muchas veces es utilizada con poca propiedad y se suele aplicar a casi toda construcción de planta rectangular, definición que es imprecisa.

Sin embargo es una realidad arqueológica demostrada que, al menos, los tres edificios centrales de Micenas, Tirinto y Pylos se corresponden con la definición estricta de megaron:  un núcleo principal, un porche con dos columnas, un vestíbulo poco profundo y una gran sala casi cuadrada con un hogar en el centro, todos destacando pos su monumentalidad y amplitud frente a otros edificios que se denominan como megaron.

 

IR A ÍNDICE GENERAL

MICENAS

Ciudad alta, Micenas

(AMPLIAR)

 

Vista aérea de Micenas

Detalle del aparejo

Detalle de lienzo

Arranque del muro

 

Ascenso al complejo palacial

Potencia de los muros

Puerta de los Leones, interior, Micenas

Detalle del Triangulo de descarga, Pta. de los Leones, Micenas

 

 

 

 

 

 

 

Micenas, definida por Homero como "la rica en oro", es la última de las grandes ciudades de la Argólida que fue fundada, en sus mitos se mezclan una serie de leyendas que entroncan con el mundo mítico esencial de la Grecia Clásica, Heracles, Aquiles, Perseo, Agamaneon... los grandes protagonistas del ciclo de Troya están íntimamente relacionados con Micenas, la más poderosa de las ciudades argivas, al la vez de ser la mas desgraciada.

Micenas tenía elevadas murallas y un gran palacio donde se reunían en banquetes sin fin los reyes aqueos, desde el mito, mediante los  vestigios arqueológicos iremos describiendo su realidad. Comenzando por la ciudad alta, porque el  primer punto que distingue el mundo micénico del minoico es una serie de medidas defensivas que se materializan en ciudadelas rodeadas por murallas, cuyo aparejo ciclópeo es una de sus características principales

Aparejo ciclópeo, Puerta de los Leones; Micenas

Las fortificaciones micénicas van construyendo los lienzos de sus murallas utilizando las contornos topográficos para potenciar la elevación de sus defensas creando un obstáculo genial para los asaltantes. Las paredes se tallan en la roca madre y desde allí se elevan mediante grandes bloques de piedra tallados, que debido a sus dimensiones se denominan ciclópeos.

Las fortificaciones

Micenas construyó sus defensas en dos fases:

Detalle del los muros de la I Fase, Micenas

  • Alrededor del siglo XIV a.C. poseía una muralla formada por grandes bloques de piedra, con un segundo encintado exterior formado por una empalizada.

 

  • Durante el siglo XIII a.C., se amplió el recinto amurallado, incluyendo un grupo de enterramientos en fosa que conocemos como círculo A. La ampliación, posiblemente ante un peligro exterior, perfeccionó el sistema de lienzos, puertas y protección de suministros de agua.

La fortificación de esta segunda etapa ve la llegada de un nuevo sistema constructivo, que impresiona al observador.  Aparecen grandes bloques de aparejo poligonal, que alcanzan varias toneladas de peso y unidos a hueso. L uso del gran aparejo era más económico y ofrecía una mayor solidez. Era más fácil desplazar grandes pesos mediante rodillos, trineos y otros métodos de transporte alternativo que elevar bloques paralelepípedos, perfectamente tallados para configurar una serie de hileras regulares.

La muralla de Micenas rodea una acrópolis de  300 m por 200 m de extensión. Cimbrea una ladera abrupta, principalmente por el lado oriental, donde se configura un barranco escarpado: esta estructura amurallada es el comienzo de la poliorcética clásica. Ascendiendo por el camino de la pendiente abrupta, camino tallado en la roca, nos acercamos al acceso principal de la ciudad, que desemboca en una rampa y en la puerta que permitía el acceso de caballos y carros: nos encontramos entonces ante la Puerta de los Leones, esta puerta esta precedida por un bastión que permitía proteger a los defensores del tiro  cruzado de los enemigos que presentaban su flanco desprotegido, el derecho.

La Puerta de los Leones

Esta entrada de Micenas es una estructura fantástica. Los bloques poligonales que caracterizan la muralla han sido sustituidos por un aparejo regular y colosal. El vano de  la puerta es trapezoidal, compuesto  formado por un trilito enorme y un dintel que al menos  pesa unas  veinte toneladas suspendido encima de los marcos de la puerta.

Sobre el dintel se colocó un arco de descarga formado por cuatro grandes bloques en  forma de hilada horizontal a cada lado. Estos bloques son forman un voladizo. Sobresalen de los demás formando una vano triangular.Los artesanos micénicos fueron  rebajando cuidadosamente el perfil del arco, encajando un tímpano triangular de un solo bloque de roca caliza que esculpieron con delicadeza. Los dos leones enfrentados que se encuentran en este tímpano dieron ligar al nombre por la que es conocida la puerta. El vano de la puerta era de unos tres metros por tres metros, prácticamente cuadrado, donde se encajaba una puerta, de madera con toda probabilidad,  con doble batiente, quizá, con refuerzos de bronce. La puerta era asegurada por una serie de barras de refuerzo, en la cara interior de los marcos se observa los agujeros  realizados para estas barras.

Vista frontal de la Puerta de los Leones, Micenas

La puerta norte de menores dimensiones pero de corte semejante se abre en el lienzo septentrional, al oeste de la fuente subterránea. Los refuerzos realizados ante esta hipotética situación de peligro no olvidaron la protección del suministro de agua, ante un prolongado asedio. Esta cisterna es una de las obras de ingeniería mas espectacular del mundo micénico, se surtía de un manantial situado a unos 500 m. Los arquitectos micénicos diseñaron una vía subterránea, tallada en la roca, que permitía el acceso a una fuente subterránea, que garantizaba el suministro ininterrumpido de agua. Para permitir el acceso a esta cisterna se amplió la zona occidental de la muralla

 

 

SALIR

Nedstat Basic - Free web site statistics

 

© dearqueologia.com. All Rights Reserved