INTRODUCCIÓN

 

Vamos a iniciar un breve recorrido por uno de los lugares con más leyenda del planeta: El palacio de Knosos en el que, según cuenta la historia, estaba encerrado un ser fantástico, un hombre con cabeza de toro (mitad toro mitad humano como dicen otros), conocido como Minotauro. Dicho ser fue el castigo que le impuso Posidón a Minos II, Rey de Creta, el cual le prometió ofrendarle un toro, cosa que no hizo. De este modo, el dios se vengó haciendo de su vida un continuo desfile de desgracias entre las que se cuentan el asesinato de su hijo Androgeo o el alumbramiento, por parte de su esposa Pasifae, del Minotauro, fruto de sus amores con un toro blanco del que el dios del mar hizo que se enamorara. Para esconder tan horrendo ser, Minos ordenó a Dédalo, de Atenas, la construcción del laberinto. Allí encerró al Minotauro, que se alimentaba de carne humana.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

EL PALACIO DE CNOSSOS

EL SISTEMA PALACIAL

INTRODUCCIÓN AL MUNDO CRETENSE

INTRODUCCIÓN A LA GRECIA MINOICO-MICÉNICA

MARCO GEOGRÁFICO GRECIA MINOICO

 

 

Plano de Knossos

(AMPLIAR)

 

Cronología para  el Minoico

(AMPLIAR)

 

 

Teseo y Minotauro

 

Evans en Knossos

Sello minoico, Ashmolean Museum, Oxford

 

 

La muerte de Androgeo provocó la ira de Minos, ya que su hijo, gran atleta, acudió a los juegos en honor a Minerva, en Atenas, y ganó todos los premios. Los demás atletas procedentes de Megara y del Ática, llenos de rabia y envidia, lo asesinaron.

Así, Minos quiso vengar la muerte de su hijo y partió con su flota al asedio y toma de Megara, cosa que consiguió gracias a Escila, hija de Niso, Rey de Megara, quien se enamoró de Minos y, en prueba de su amor, le entregó el cabello purpúreo que Niso tenía en su cabeza y del cual dependía la suerte de la ciudad. Como decimos, la ciudad fue tomada y se dirigió hacia Atenas, ciudad que al ver lo que le había sucedido a Megara pidió la paz, que Minos le concedió a cambio de un espantoso acuerdo: durante nueve años los atenienses tendrían que enviarle a Creta siete doncellas y siete jóvenes para servir de alimento al Minotauro.

Teseo, hijo de Egeo, Rey de Atenas, al ver la desgracia que había caído sobre ellos quiso hacer algo al respecto, de modo que se ofreció voluntario dentro del grupo de jóvenes que ese año debían ser ofrendados al Minotauro.

Minotauro en una copa figuras rojas, Epiktetos, Museo Arq. Nac. de Atenas

Al verlo, Ariadna, hija de Minos, quedó enamorada de él. Teseo aprovechó tal sentimiento para llevar a cabo sus planes y le prometió llevarla consigo de regreso a Atenas si le ayudaba. Ariadna accedió y urdieron un plan: Él entraría en el laberinto llevando un ovillo de hilo, que le dio Ariadna, que iba soltando a medida que se adentraba en él. Teseo encontró al minotauro y le dio muerte y, gracias al hilo que había ido soltando, encontró rápidamente la salida. Cumplió su promesa de llevarse a Ariadna, pero al escalar en Naxos, la dejó abandonada en dicha isla. Esto es "grosso modo" la historia del palacio de Knosos según la leyenda. Sin embargo, gracias a las excavaciones de Evans vemos que la realidad es muy distinta aunque igual de interesante.

EL DESCUBRIDOR Y EXCAVADOR DE KNOSOS

Sir Arthur John Evans tiene el honor de ser el descubridor y excavador del palacio de Knosos. Nació en Nash Mills 1851 dentro de una rica familia inglesa cuyo cabeza de familia también era arqueólogo, geólogo y numismático. Estudió en Harrow, Oxford y Göttingen y trabajó durante varios años como corresponsal del Manchester Guardian en Ragusa (actual Dubrovnik). Más tarde, en 1884 fue nombrado director del Ashmolean Museum de Oxford.

Excavaciones de Evans en Knossos

Siguió con entusiasmo la carrera de  Heinrich Schliemann  que había convulsionado a la acomodada sociedad científica descubriendo la Troya de Homero (1870) y había sacado a la luz la imponente cultura micénica (1874 - 1876), desenterrado Orcómenos  en 1880 y el Palacio de Tirinto cuatro años después; el mismo en que Evans fue nombrado director del Ashmolean. 

Evans se contagió del furor de estos acontecimientos y comenzó a coleccionar sellos micénicos con inscripciones. Su interés por éstos le llevó a Creta donde se propuso buscar los restos arqueológicos que pudieran ayudarle a reconstruir la historia de la isla.

Para ello, intentó comprar la colina de Kefala (donde se halla el palacio de Knosos), pero la situación política del momento (1894) con la isla bajo poder turco, le hicieron desistir hasta 1899 en que Creta era independiente del gobierno turco. Al año siguiente compra la colina e inicia los trabajos de excavación ayudado, entre otros, por el arqueólogo escocés Duncan Mackenzie. 

 

Evans consagró su vida a los trabajos de excavación y restauración del palacio ininterrumpidamente, excepto el paréntesis de la I Guerra Mundial, hasta 1932 en que finalizaron los trabajo en el palacio. Desde 1920 hasta 1935 el arqueólogo publicó sus trabajos en cinco tomos "The Palace of Minos at Knossos". Murió a la edad de 90 años, en Youlbury (Inglaterra). 

 

 

 

SALIR

Nedstat Basic - Free web site statistics

     

SIGUIENTE

 

© dearqueologia.com. All Rights Reserved