CAZADORES RECOLECTORES EN LEVANTE

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN. 

Durante el Paleolítico Superior se fue desarrollando la tecnología suficiente para realizar tareas de recolección y  transformar esos alimentos. La transformación que llevo a Mesopotamia y a sus zonas adyacentes a uno de los momentos más dinámicos de la evolución cultural, partió de un Paleolítico Superior, que ha sido poco estudiado y de un periodo preneolítico muy intenso que no supuso una ruptura con el período sino una continuación.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

YACIMIENTOS NATUFIENSES

  

 

CRONOLOGÍA CALIBRADA

(AMPLIAR)

 

 

 CRONOLOGÍA DEL PERÍODO

KEBARIENSE (AMPLIAR)

 

 

ADORNO DE CUENTAS,

KEBARA

 

Con toda posibilidad Levante es uno de los lugares donde se ha estudiado  con más asiduidad el fenómeno de los asentamientos preagrícolas y la evolución de los denominados cazadores-recolectores. El concepto no sólo se aplica a una serie de técnicas económicas de  subsistencia, sino que  implica un cambio substancial en  las formas de  vida y en los sistemas subsimbólicos de pensamiento.

 

Los cazadores recolectores estaban adaptados al medio físico  en el cual habitaban y además  lo comenzaron a manipular  para así poder utilizarlo en su propio  beneficio, durante generaciones.

 

En el Levante posterior al Paleolítico Superior se dieron dos modalidades de cazadores-recolectores, no siempre correlativos, definidos por su estilo de vida:

  • cazadores-recolectores nómadas: kebarienses

  • cazadores-recolectores intensivos: natufienses

 

CAZADORES-RECOLECTORES NÓMADAS: KEBARIENSES

Una de las últimas culturas del Paleolítico Superior, el kebariense es sucedida por un horizonte cultural muy dinámico que va a ser básico para el desarrollo de la región: el natufiense.

El Kebariense es una cultura regional definida como de cazadores-recolectores nómadas que se extiende por Palestina, Líbano, Israel, Siria y Jordania. Una cultura que enlaza con las últimas fases del Paleolítico Superior (Auriñaciense), que recibe el nombre del yacimiento de Kebara, situado en Monte Carmelo, excavado por Turville-Petre, Van der Meersch y  Bar Yosef.

Tradicionalmente el Kebariense se dividió en clásico y geométrico. 

Asociados a esta cultura se conocen, actualmente, unos treinta yacimientos, algunos de ellos son meros asentamientos temporales.

Las dataciones actuales revisadas de C-14, le asignan una  antigüedad  del 17.000 a.C. La industria materia del Kebarienses se  basa en pequeñas hojitas, que fueron extraídas de un núcleo en un solo plano, dando lugar a una gran variedad de microlitos, con una  gran diversidad regional. El retoque de las piezas va evolucionado hasta pasar a un retoque mas elaborado.

Según sus principales investigadores se llegó a la conclusión de que existe varios tipos de microlitos:

  • Micropuntas asociadas a piezas de base truncada y hojitas retocadas.

  •  Conjuntos con hojitas de dorso curvo y apuntadas, algunas con base truncada.

  • Micropuntas rectas y curvas y hojitas de dorso y truncada oblicua.

  • Hojitas de dorso y truncada oblicua.

Estas modalidades no guardan una evolución directa, algunas son anteriores a otras o se solapan, dependiendo del  yacimiento y la variedad de regional, como sucede en asentamientos como Yabrud III o la Cueva de Hayonim, es posible que los grupos 1 y 2 sean los más antiguos.

La industria ósea es muy escasa y pobre apenas algunos bruñidores y punzones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GEOMÉTRICOS KEBARIENSES

Late Quaternary Stratigraphy and Prehistory in Wadi Fazael, Jordan Valley: A preliminary Report, Bar-Yosef

Sin embargo comienzan a aparecer numerosos elementos relacionados con la transformación de los alimentos, sobre todo asociados a la molienda, por las trazas de uso de leguminosas y cereales silvestres. Mantuvieron una tradición que se enlaza con los yacimientos del Paleolítico Superior, reconocido como el punto de partida de este rápido desarrollo. Consumieron moluscos y otras especies animales que tradicionalmente fueron su base alimentaria en etapas anteriores, como gamos, ovicápridos y gacelas.

La presencia de restos humanos es mayor que en el periodo anterior y se han encontrado enterramientos en algunos yacimientos como en Ein Gev (IV) y  Ksar Kharaneb, uno de cuyos enterramientos presentaba un ajuar compuesto por dos elementos realizados con  asta de gacela. 

Los asentamientos son más numerosos que en el Paleolítico con la misma diversidad de campamentos estables, y temporales, y varían en superficie dependiendo de su funcionalidad, los más conocidos:

  • Cueva de Hayonim, es un asentamiento temporal que ocupa una superficie reducida de entre 15 y 25 m2.
  • Ein Gev (I), tiene una superficie entre 100 a 150 m2, en función de los diferentes niveles, en este yacimiento se excavó una estructura de ocupación.
  • Otros yacimientos presentan mayor dispersión de materiales como ocurre en Kebara, que da nombre a la cultura, o Ksar Akil, que presentan ocupaciones entre 200 y 350 m2.

Como se ha comentado anteriormente el Kevariense se divide en dos  fases: 

I.- KEBARIENSE CLÁSICO

Se identifica por su cultura material. Su industria lítica se caracteriza por la presencia de laminillas y punta de dorso. Sin embargo la aparición de hojas con trazas de uso de cereales, los identifica como recolectores, con lo cual este sistema se trasforma en parte de su economía, si lo unimos con elementos relacionados con la transformación de  alimentos: morteros de  piedra.

La recolección y la caza, amplía sus capturas a diferentes especies que son la base de su sistema económico. 

La mayoría de los asentamientos son en cuevas como las localizadas en Monte Carmelo, pero empiezan a datarse asentamientos al aire libre que continúan la tradición del Paleolítico Superior como El Khiam y Ein Gev.

Junto al yacimiento de Kebara, en Monte Carmelo, Ein Gev es uno de los asentamientos más interesante, en el cual se ha identificado una estructura semicircular con un muro, entre los objetos que se hallaron destaca un mortero de basalto.

Se pudo encontrar un enterramiento femenino, en posición  fetal. No se han establecido patrones de enterramiento generalizado, pero si se constatan las prácticas funerarias. 

Otro asentamiento interesante es Ohallo, en su nivel II que se corresponde con el Kebariense clásico, en este nivel se identificaron tres fosas ovales y los restos de una estructura vegetal, aparecieron hogares exteriores, una vez analizados los objetos se constata la recolección de  cereales y se concluyó que era un asentamiento temporal usado en primavera y verano. Aparecieron enterramientos asociados, sin establecerse un patrón ritual claro. 

II KEBARIENSE GEOMÉTRICO 

El denominado Kebariense geométrico se le aplica una cronología media entre el 12.500 y 11.500 a.C. y se caracteriza por piezas geométricas, y en función de sus fases aparecen  trapecios, triángulos y segmentos circulares. Presentan retoques abruptos, la mayoría son trapecios (entre un 20 a un 50%)

Se  aprecia un aumento de  población, aparecen más  yacimientos y son de  superficie mayor

En estos momentos se produce  un proceso de calentamiento en la zona, por lo cual la población comienza a adaptarse.


 
         
 

SALIR

Nedstat Basic - Free web site statistics

 

© dearqueologia.com. All Rights Reserved