Filipo II, rey de Macedonia

 

Tetradragma de plata de Filipo II de Macedonia

Anverso: Cabeza de Zeus

 

Reverso: Jinete

A la muerte de  Amistas III se produjo un duro enfrentamiento entre diversos pretendientes, imponiéndose Filipo, hermano del rey muerto. El joven monarca había pasado algunos años en Tebas ya que cuando contaba 9 años fue llevado como rehén a la ciudad por Epaminondas.

Filipo  II de Macedonia (382-336 a.C.), del rey de Macedonia (359-336 a.C.),  hijo de Amyntas II y de Eurydice nació en   en Pella, el capital de Macedonia.

Padre de Alejandro Magno, verdadero propulsor del reino de Macedonia como potencia predominante de Grecia. Vencedor de Queronea, asesinado antes de concluir sus planes de un futuro enfrentamiento con los Persas.

Durante su niñez vio que el reino macedónico  se desintegraba mientras que sus hermanos mayores Alejandro II y Perdicas III se enfrentaban por el poder. Filipo II fue rehén en Tebas, entre el 370 a.C. y 360 a.C. Durante ese período  observó las técnicas militares de Tebas, creadas por Epaminondas. Antes de la llegada de Filipo, Tebas derrotó al ejército espartano en Leutra (371 a.C.), y organizó una serie de razzias  por el Peloponeso (370-369, 369-368, 367, y 362). De esta forma Tebas puso fin a la dominación militar de Esparta, estableciéndose firmemente como la ciudad predominante en Grecia.

En casa de este estadista tebano fue educado y posiblemente allí concibió la idea de hacer de su patria una potencia. Una vez en el poder, Filipo inició una serie de reformas en el ejército -haciendo obligatorio el servicio militar- que le permitieron vencer a ilirios, tesalios, peonios y tracios, ampliando la extensión de Macedonia. Con esta actitud provocó la enemistad de Atenas que caracterizará su reinado.

Su primera intervención en la política griega será con motivo de la Tercera Guerra Sagrada (354 a.C.) luchando contra los focios e invadiendo la Calcidia, aunque fue detenido por los atenienses en las Termópilas. El conflicto acabó con la firma de una paz con Atenas (paz de Filócrates) y el nombramiento de Filipo como arconte perpetuo en Tesalia.

La firma de un tratado con el rey persa permitió a Filipo extender su territorio al Épiro -se casó con Olimpia, hija de Neoptolemo y madre de Alejandro- y Tracia pero provocó el enfrentamiento con Atenas y Esparta, unificadas contra el enemigo común.

Tras tres años de dura lucha Filipo venció a los aliados en la batalla de Queronea (338 a.C.) convirtiéndose en el dueño absoluto de toda Grecia. Al año siguiente reunió a las ciudades griegas en una asamblea general en Corinto con el fin de fundar la Liga Panhelénica bajo soberanía macedonia.

Olimpia, madre de Alejandro

 Con el apoyo de la Liga, Parmenión partió hacia Asia con el objetivo de provocar un levantamiento de las ciudades griegas contra los persas y poner en marcha el plan más importante de Filipo: acabar con el Imperio Persa. Mientras Parmenión se dirigía a Asia, Filipo repudió a su esposa y se casó con Cleopatra, la sobrina de uno de sus generales, naciendo un hijo de ese enlace. Alejandro y su madre se exiliaron y al año siguiente regresaron a Pella. Durante la boda de una de sus hijas, Filipo fue asesinado por un noble llamado Pausanias.

 

Nedstat Basic - Free web site statistics    

IR A ÍNDICE