LOS DENOMINADOS ESTANDARTES DE ALAÇA HÜYÜK

 

Acompañando a los enterramientos de las trece tumbas "reales" de Alaça aparecen una serie de objetos cuya función es objeto de discusión.

Fueron realzados en metal, generalmente en bronce, con la técnica de la cera perdida.

Están formados, en su mayor parte, por un disco central, preferiblemente de bronce, y terminados en un mango, para encajarlos.

Su decoración suele ser geométrica completada por la aparición de animales, que se pueden identificar con los que se asocian a las divinidades del panteón  de Hatti.

El toro se relaciona  con  una divinidad atmosférica. El ciervo relacionado con la diosa Arinna, el asno con el dios Pirva y las aves con la diosas principal de Kanes (Kultepe)

Fueron realzados en metal, generalmente en bronce, con la técnica de la cera perdida.

Están formados, en su mayor parte, por un disco central, preferiblemente de bronce, y terminados en un mango, para encajarlos.

La identificación de estos elementos discurre paralela a  la identificación de los ocupantes de las tumbas, desde luego, no cabe duda que estos eran de alta escala social, debido a los ricos ajuares y a la aparición de animales pequeños, cuyo uso no había sido amortizado por la comunidad.

Estas tumbas de reyes o sacerdotes  contienen una serie de elementos en el que se representaron un conjunto religioso ancestral.

Pero la identificación es complicada, no conocemos todos los nombres y funciones de estas divinidades, que se identifican, como en la mayor parte de las creencias medio-asiáticas, con fuerzas de la naturaleza.

Estos objetos se han denominado convencionalmente estandartes, sin embargo no se puede demostrar que fueran parte de un carro funerario, ni se se utilizaran en procesiones fúnebres. los elementos mas cercanos son los adornos de los carros hindúes.

La hipótesis que los define como parte de los carros funerarios, menos simbólica, y más pragmática, es una de las mas aceptadas.

Carros tirados por bueyes, sobre los cuales los difuntos, de clase alta, eran conducidos a su enterramientos.

Las divinidades, posiblemente, acompañaban al muerto, y seguramente, eran las que encontraría al final de la muerte, aunque estos elementos subsimbólicos nos llevan en muchas ocasiones a especular, porque no conocemos las tradiciones al 100%.

 

Según se acepte una hipótesis de las varias existentes, es evidente que una vez terminada su función, desconocida, durante la ceremonia fúnebre, estos objetos eran depositados como amuletos o elementos de protección o como talismanes  para solicitar la intervención de los dioses, en un paso a la ultratumba.

 

IR AL íNDICE