EFIALTÉS, político griego (431 a.C.) La base de su  política, anunciada  aprovechando la ausencia de Cimón, buscaba la reducción del poder oligárquico de el Aerópago.

  1. Las competencias de esta institución se limitaron a resolver asuntos de homicidio y de carácter religioso, mientras que la boulé y la heliea, instituciones típicamente  democráticas, recibían buena parte de los poderes.

  2. Los cargos públicos serían elegidos por sorteo y su actuación sería remunerada para evitar que los poderosos no acapararan la mayoría de los cargos.

  3. la reforma de Efialtes, del 462 a. C., consistente en que los procesos dejaron de ser juzgados por los magistrados o los miembros del tribunal del Areópago y pasaron a la jurisdicción de nuevos tribunales, los formados por jurados populares, sencillos ciudadanos designados por la arbitrariedad del sorteo y por tanto más abiertos a la seducción de la jugosa palabra retórica que a la contundencia racional del argumento presuntamente verdadero.

A su regreso, Cimón intentó eliminar las reformas, pero fue condenado al ostracismo mientras que Efialtés era asesinado, ocupando su lugar su protegido Pericles

 

 

 

 

LEY DE CIUDADANÍA: Entre el 451-450 a.C., excluía de la ciudadanía a quienes no fuesen atenienses por parte de padre y madre,

¿Qué se escondía, realmente, tras esta ley? Posiblemente estan equivocadas las opiniones que afirmaba que se quería formar una comunidad ática basada en la  sangre. Seguramente la opinión que hace incidencia en el deseo de limitar el número de beneficiarios a casta del estado, sea mas acertado. La persona que no reunía los requisitos prescritos por la ley para ser ciudadano ateniense, no se podía beneficiar de dietas ni de reparticiones de trigo.

Pero no hay indicios que nos hagan  pensar en una política xenófoba o antimeteca, pues había muchos  inmigrantes que servían en la flota, trabajaban en las obras públicas y comerciaban activamente, simplemente se les  excluyó de la vida política y de la propiedad de bienes raíces (tierra y edificios).

 

 

 

PAZ DE CALIAS: Pericles de Atenas y Artajerjes I de Persia firman la paz de Calias, por la que los derrotados persas renuncian a sus pretensiones de dominio sobre los griegos y sus territorios y mares. No existen fuentes contemporáneas, Tucídides no la menciona, y las fuentes más antiguas están recogidas en el Panegírico de Isócrates (117 y ss..) Los historiadores Teopompo y Calístenes dudaron de su veracidad.  En el tratado se recogía:

  • Las ciudades griegas de Asia Menor debían ser autónomas.

  • Los persas se comprometían a no acercarse a mas de tres días de marcha o a una carrera de caballo de la Costa Jónica.

  • Los barcos no deberían sobrepasar las islas Celedonias, al norte de las rocas Cianeas, en el Bósforo Tracio.

  • Los atenienses se  comprometían a no atacar los territorios del Gran Rey.