El Sistema Palacial en Creta

ECONOMÍA

La economía del MM se basa seguramente, como en el MA, en la agricultura y la ganadería; pero los almacenes y los silos enterrados (kulures) de los primeros palacios de Festos y de Cnosos denotan la existencia de excedentes agrícolas. A partir de ahora, los palacios intervienen de una forma nueva en la producción artesanal y en los intercambios, en el interior del territorio palacial.

Vista de la zona de almacenes, Knossos

La organización económica minoica se reconstruye casi siempre a partir de diferentes modelos. Entre las diferentes posibilidades consideradas, podemos sin duda rechazar la centralización total de la economía. En Malia, especialmente, la existencia de archivos contables en el barrio Mu, en edificios separados del palacio, supone la existencia de ámbitos diferentes, cada uno con su propia contabilidad.

Así y todo, por falta de textos descifrados, el status preciso de los diversos elementos de la población y su papel en la economía palacial continúan indeterminados.

La existencia de un sistema de control económico, cualquiera que sea el campo exacto de aplicación, esta bien demostrada por los documentos escritos y los precintos de arcilla marcados con huellas de sello descubiertos en Cnosos (depósito jeroglífico), Festos (depósitos de huellas bajo la sala XXV), Malia (barrio Mu) y Monastiraki. Existen archivos contables y un sistema complejo de precintos, análogo al sistema utilizado en una amplia zona geográfica que se extiende desde el Indo y Mesopotamia a Sudan, permite controlar las entradas y salidas de tos productos o mercancías en los almacenes.

Grandes contenedores, Knossos

 

 Se han podido interpretar las bolas de arcilla marcadas de huellas de sello descubiertas, en particular en el barrio Mu de Malia, como fichas correspondiendo al pago de un trabajo a jornal.

Se admite con mucha frecuencia que el comercio exterior era un monopolio de la autoridad central, al estilo de Egipto, y ello desde el período de los primeros palacios. La cuestión de la posible existencia de comerciantes queda sin respuesta. Aparece un sistema ponderal que corresponde ciertamente al desarrollo de intercambios, pero los pocos pesos hallados en Creta no permiten definir claramente la unidad de medida utilizada.

Los palacios pueden desde luego abastecerse en su propio territorio de la mayoría de los materiales o productos necesarios para la vida diaria y para la actividad de los artesanos: así ocurre con la esteatita y la serpentina, frecuentes en Creta y utilizadas para la fabricación de sellos y de vasijas de piedra. Las materias semipreciosas de origen extranjero, como el marfil o la cornalina son relativamente raras en la época de los primeros palacios y con seguridad no formaban parte de las corrientes regulares comerciales. El principal problema es el del metal, cuya utilización ofrece entonces un notable desarrollo: los vestigios de un taller de fundición, en Malia, o los "almacenes de carpintero" raros en Creta pero que parecen estar todos datados en este período, demuestran el aumento de la fabricación de herramientas de bronce. La adquisición de los metales (plata, plomo, cobre, estaño) que según algunos existen en Creta pero en cantidades demasiado pequeñas para satisfacer una constante demanda, se ha presentado con regularidad como una de las explicaciones del desarrollo de las relaciones exteriores de Creta en dirección, sobre todo, de la Grecia continental y de las Cícladas.

LAS RELACIONES EXTERIORES

Citera parece haber sido el primer asentamiento minoico cerca del continente. Se encuentran vestigios arquitectónicos de una instalación permanente en el asentamiento de Kastri en el período protopalacial y existen allí enterramientos minoicos en jarras desde el MM I A. A partir de este período Citera sin, sin duda alguna, un punto de paso importante para las relaciones entre la Creta del oeste y el Peloponeso. La cerámica minoica penetra en cantidades relativamente importantes en Argólida y alrededor del golfo de Saronica y se distingue especialmente la influencia minoica en Lema y en Aguios Stefanos, en Laconia. Se cree que posiblemente las vasijas cretenses importadas en Lema en el MM I procedían de Citera.

Al principio del período de los primeros palacios, las relaciones se desarrollan también entre Creta y las Cícladas occidentales, paso obligado hacia la costa este del Ática y Tesalia. Este hecho ha sido considerado como una reacción de la Creta central, especialmente de Cnosos, contra la Creta occidental.

Los contactos con Chipre parecen de poca importancia en el MM l‑MM II y nada demuestra que Chipre pudiera abastecer de cobre a Creta en esta poca. Al parecer, no era más que una escala hacia la costa siria con la que las relaciones están bien atestiguadas.

Freso procedente del palacio de Knosos

Puñales sirios y cilindros de la primera dinastía babilónica llegan hasta Creta; fragmentos de vasijas minoicas se han hallado en Beirut, Biblos, Ras Shamra y Oatna. Documentos orientales nos informan sobre el comercio con Mesopotamia y sobre las relaciones con el rey de Babilonia.

Los contactos con Egipto son, desde luego, más importantes y mas directos de lo que se había admitido frecuentemente hasta hoy. Sin duda, un determinado numero de objetos pudieron llegar a Creta indirectamente por la costa siria, pero una estatuilla egipcia de mármol, que lleva el nombre de User, descubierta en Cnosos en una capa MM II, se sitúa en la serie de estatuillas que los oficiales o comerciantes egipcios colocaban en los templos de las ciudades o puertos extranjeros a los que se dirigían, para asegurar las ofrendas en caso de fallecimiento.

 Se han hallado numerosos fragmentos de cerámica de Camares correspondientes a una cincuentena de vasijas en Egipto, en  Haraga, Kahun, Abidos e incluso hasta la región de Asuán. Aunque no se puede afirmar que los minoicos estuvieron presentes en los pueblos de obreros de Kahun o Haraga, un determinado numero de representaciones egipcias de Creta, como un aplique de vasija en forma de esfinge descubierta en Malla en un contexto MM II, implican un conocimiento directo del arte egipcio por parte de los artistas cretenses esta inspiración egiptizante se reconoce, por otra parte en obras como la joya de las abejas o la espada de acróbata de Malla. Esta familiaridad con el arte egipcio resulta si no de relaciones comerciales seguidas, por lo menos de contactos diplomáticos.

La existencia de una marina minoica durante este período se demuestra por las numerosas representaciones de barcos en los sellos, que indican especialmente la utilización de la vela. Las áncoras de piedra que se han hallado con muy poca frecuencia, parecen haber sido áncoras votivas y no sirven para determinar las vías marítimas seguidas. La misma organización de los puertos permanece ignorada

 

 

Nedstat Basic - Free web site statistics

IR AL ÍNDICE