"...Que los célticos, desgajados de los celtíberos, han venido de la Lusitania es evidente por sus ritos, su lengua y los nombres de sus poblaciones, que en la Bética se conocen por sus sobrenombres..."

Plinio, Historia Natural , III, 3, 13

 “...También va a él, (convento Cluniense) los pelendones, celtíberos, con cuatro pueblos, de entre los cuales, fueron famosos los numantinos. Los arévacos recibieron su nombre de el río Areva. También seis oppida, que son Secontia, Uxama, Segovia, Nova Augusta, Termes y la propia Clunia, límite de la Celtiberia..."
 

Plinio, Historia Natural , III, 26 y 27

"... El escudo de los íberos y de los celtas era muy parecido; las espadas en cambio eran distintas, la de los íberos podían ir  lo mismo de punta que de filo, pero la de los celtas servían únicamente para el tajo, y esto en una cierta distancia. Estando  dispuestos en compañía alternadas, los celtas desnudos, los íberos cubiertos de túnicas de  lino de color púrpura, a la costumbre de su país, ofrecían un aspecto extraño e impesionante

Polibio, III, 113, 6

ARTÍCULOS RELACIONADOS

 

Situación pueblos celtíberos

sobre Burillo Mozota, 1998 (AMPLIAR)

Notas cronológicas sobre Pueblos célticos

(AMPLIAR)

 

 

Panteón de los  vettones

(AMPLIAR)

 

Distribución del armamento en  las necrópolis vettonas

(AMPLIAR IMAGEN)

 

Si manejamos textos antiguos sobre Historia de España o consultáramos a nuestros padres, la  palabra celtíbero tendría una clara procedencia: a un lado estarían los íberos, al otro los celtas, de su unión nacieron los celtíberos. El término celtíbero se suele aplicar, como otra serie de nombres compuestos, entre ellos libiofenicios o celtoligures, a una denominación simplista aplicada por los navegantes e historiadores griegos.

La Península ibérica para las fuentes antiguas se dividía en dos grandes bloque, uno lo habitaban los celtas y el otro era de los iberos

La mención de  pueblos íberos y celtas es muy común en los autores clásicos, sin embargo hasta  Tito Livio  no aparece la idea de celtíbero y lo hace en relacionado con las guerras púnicas hacia  el 218 a.C. Se distingue de la Lusitania, pero sus límites son imprecisos.

La Península ibérica para las fuentes antiguas se dividía en dos grandes bloque, uno lo habitaban los celtas y el otro era de los iberos:

  1. Territorio oriental y meridional que correspondía a las poblaciones ibéricas.

  2. Resto del territorio lo ocuparían los celtas.

Esta división fue establecida por Humbolt en base a la distribución de los topónimos en briga, Hermann centro esta  división  haciéndola más especifica:

Las ciudades ibéricas contienen ilu  o ili en su topónimo, un segmento que se ha identificado entre los antropónimos de la misma zona.

Los topónimos en briga se relacionan con el irlandés brig, traducido como colina o cerro.

Esta división no es clara, porque territorialmente te encuentras con topónimos de uno o de otros en territorio contrario. A esto se impone el problema del territorio tartésico, donde estos topónimos aparecen superpuestos en la etapa siguiente.

La mención de pueblos íberos y celtas es muy común en los autores clásicos, sin embargo hasta Tito Livio no aparece la  idea de celtíbero, que aparece relacionada con las guerras púnicos del 218 a.C.. Habla de una región denominada Celtiberia, con límites imprecisos pero que distingue de la Lusitania. Estrabón, en base a Polibio,  la sitúa en el nacimiento  del Betis y el Anás.

A partir del s III a.C.  son corrientes las fuentes sobre celtíberos, mientras que no suelen aparecer los celtas en Hispania, que  se  ha interpretado como un fenómeno de sustitución del término. La situación se queda como una división en dos etnias de la misma  importancia de la  misma importancia: íberos y  celtíberos. La identificación de los pueblos que componen el grupo de los celtíberos se buscaron en las fuentes que relatan las guerras contra los cartagineses y  los romanos.

Las primeras menciones de  tribus  celtíberas se relacionan  con las campañas de Aníbal durante el III a.C. Hablas de dos tribus de la zona meridional del Sistema Ibérico: OLCADES y TURBOLETAS, pueblos que no se vuelven a mencionar de nuevo, incluso su adscripción al  conjunto celtíbero es muy  complicada.

Cuando comienza la conquista del territorio medio del Ebro aparecen las primeras menciones de pueblos:

  • 181 a.C. se mencionan a los LUSONES

  • 179 a.C., son mencionados TITOS y BELOS

  • 153 a.C., se menciona por primera vez en Numancia a los AREVACOS y se los relaciona con TITOS y BELOS.

Celtiberia (AMPLIAR)

Aunque se conocían varios pueblos celtíberos n se aplica el término ya entrado el siglo II a.C., hacia  el 143 a.C. Valerio Máximo afirma que Contrebia es una capital celtibérica. Tito Livio en le 180 a.C. divide celtiberia en dos zonas: ULTERIOR y CITERIOR. Esta división corresponde para los romanos a criterios geográficos que establecieron según iban avanzando en su conquista del territorio.

Shulten, es el primer autor que trata de identificar los territorios de las fuentes utilizando como línea divisoria la meseta del Almanza, en la divisoria entre el Duero y el Jalón:

Los celtas  citeriores se identificaron con el territorio del Jiloca y Jalón, donde residían LUSONES, TITOS y  BELOS.

Los celtíberos de la Ulterior se localizaban en el Valle del Duero donde residían ARÉVACOS PELENDONES.

     

CONTINUAR

 

   
 

SALIR

 

Nedstat Basic - Free web site statistics

 

 

© dearqueologia.com All Rights Reserved