LOS CELTAS

 

Los autores clásicos griegos y romanos utilizaron el término Keltike para designar un territorio que abarcaba el Sur de Alemania, Este de Francia, Norte de Suiza y Oeste de Austria en donde se encontraban diversos grupos humanos que contaron con una serie de rasgos culturales análogos, siendo conocidos sus miembros como keltoi galli o celtae, los Celtas, el primer pueblo conocido de los territorios al norte de los Alpes.

Los celtas no han dejado textos escritos sobre su forma de vida, sus costumbres o sus mitos, pero una de las referencias más antigua se da en la Ora Marítima de Avieno, del siglo IV, pero que recoge un periplo massaliota de alrededor del 600 a. C., en donde se afirma que los celtas habrían desplazado a los ligures de la fachada atlántica europea, viéndose obligados a desplazarse al sur.

Esto atestiguaría la existencia de la entidad céltica a fin de la Primera Edad del Hierro, y podría justificar el término de “celtas antiguos” referidos a las últimas poblaciones hallstátticas.

 

También existen alusiones a ellos en autores clásicos como Hecateo de Mileto o Herodoto. Así, éste último en su Geografía (II, 33,3 y IV, 49, 3), hace mención a ellos al relatar que el Danubio nace en las tierras de los celtas y éstos se encuentran hasta más allá de las Columnas de Hércules, es decir, del estrecho de Gibraltar, en el Finisterre ibérico. Jenofonte habla de la existencia de mercenarios celtas e hispanos en Grecia, Platón se refiere a ellos como individuos  tremendamente guerreros y aficionados al vino y Aristóteles admira su disciplina y su valor, pero opina que son poco inteligentes.

Diodoro y Estrabón recogían datos de una obra perdida de Posidonio, que visitó la Galia a principios del siglo I a. C., y en la que se habla de los términos utilizados para los grupos de las Galias, Galli y keltai, para diferenciarlos de otros grupos celtas, como por ejemplo los de la Península Ibérica, además, tampoco existen evidencias de que los pobladores de Britania se llamasen a sí mismos celtas.

César utiliza el término de celta solo para un tercio de las Galias, estando ocupado el resto por aquitanos y belgas.  

El término “celta” tiene diferentes acepciones, que han sido resumidas por Renfrew:

  • I. Pueblos denominados con este término por los autores grecorromanos.

  • II.Pueblos que se llaman celtas a sí mismos.

  • III.Grupo lingüístico definido por los investigadores modernos.

  • IV.Complejo arqueológico de la II Edad del Hierro de la Europa Centrooccidental: cultura de La Tène.

  • V. Estilo artístico de la II Edad del Hierro.

  • VI.“Espíritu céltico” supuestamente reconocible a partir de rasgos atribuidos por los autores clásicos a los pueblos   celtas como independencia, heroísmo, individualismo, belicosidad, etc...

  • VII.Arte irlandés del I milenio d. C.

  • VIII.Valores actuales de la sociedad occidental supuestamente heredados: la “herencia céltica”.

  • IX.  Pueblos denominados con este término por los autores grecorromanos.

  • X.   Pueblos que se llaman celtas a sí mismos.

  • XI.  Grupo lingüístico definido por los investigadores modernos.

  • XII. Complejo arqueológico de la II Edad del Hierro de la Europa Centrooccidental: cultura de La Tène.

  • XIII.Estilo artístico de la II Edad del Hierro.

  • XIV.“Espíritu céltico” supuestamente reconocible a partir de rasgos atribuidos por los autores clásicos a los pueblos celtas como independencia, heroísmo, individualismo, belicosidad, etc...

  • XV.  Arte irlandés del I milenio d. C.

  • XVI. Valores actuales de la sociedad occidental supuestamente heredados: la “herencia céltica”.

Con todo, el momento preciso en que estos grupos ocuparon las tierras de Europa Central es todavía desconocido, no obstante las evidencias hablan de una fecha alrededor del 800 a. C., aunque algunos autores apoyan una hipótesis “autóctona” ligada a la difusión de la agricultura, es decir, defienden que los indoeuropeos se encontraban en Europa ya desde el Neolítico.

Lo celtas surgieron del tronco común del Indoeuropeo. Durante el III milenio a. C., quizás por un aumento de población, estos grupos se expanden hacia el Cáucaso y las tierras del Sur de la actual Rusia, sin embargo en el II m. a. C. una parte de ellos se desplaza hacia el Oeste, asentándose en una región comprendida entre los ríos Rin y Danubio, en el territorio de la actual Alemania, así como en el centro de Europa.

Estas poblaciones se conocen como Protoceltas, aunque se ignoran la inmensa mayoría de los rasgos que pueden caracterizar su forma de vida, refiriéndose a ellas por sus formas de enterramientos, así, se conoce la Cultura de los Túmulos o la Cultura de los Campos de Urnas, que se expandirá desde Bohemia y el sur de Alemania.

 

IR A ÍNDICE