ÇATAL HÜYÜK: La casa 5

 

 

 

 

En la acumulación de depósitos que se sitúan en la zona oriental se encuentra la parte principal del yacimiento que excavó Mellaart  en 1963-1965 y donde se han continuado las recientes excavaciones,  es este lugar se encuentran los principales hallazgos datados durante el Neolítico de la zona, aunque en la zona más alta del yacimiento se han hallado restos helenísticos y bizantinos.

Durante el Neolítico el  ecosistema de la llanura de Konya era muy diferente al actual. El asentamiento estaba atravesado por río  Çarsamba que fluía desde el Tauro a través de la llanura de Konya, el río inundó grandes zonas cercanas a la aldea configurando un rico espacio y los primeros habitantes de  la zona se aprovecharon de los   recursos que les proporcionaba este ecosistema: leña, cañas, hierbas, peces y aves acuáticas,  en la zona de la llanura seca,  existían ricos rebaños de animales salvajes como caballos ovicápridos o ciervos junto al jabalí salvaje. En montañas, se abrían bosques de roble que proporcionaron madera para la construcción a los habitantes de Çatal Hüyük.

Tell oriental, © Çatalhöyük Research Project.

Çatal Hüyük  es un tell o utilizando la palabra turca es un hüyük que se podría traducir por montaña  con un ligero matiz, no se trata de una montaña natural sino de una acumulación de restos, escombros y derrumbes debidos a la acción humana, así que nos encontramos en un montículo artificial. 

Fases de uso, destrucción y reconstrucción de una casa,

© Çatalhöyük Research Project

Çatal Hüyük,  en su zona oriental forma una acumulación de restos que se pueden  datar como pertenecientes a una aldea neolítica con estructuras de habitación realizadas en adobe.

Los seres que habitaron esta aldea neolítica no pensaron o no construyeron sus casas para siempre, o quizás les encantaba redecorar su vida, como dice el anuncio, por lo cual, unos cien años después de construir sus primeras casas de dedicaron a demolerlas y construir nuevas viviendas, de esta forma se fue configurando esta montaña artificial en la llanura de Konya, hasta alcanzar el nivel que tiene hoy, bueno restando los siglos de erosión.

Las casas datadas en la etapa neolítica se construyeron muy juntas, sin embargo existían un pequeño espacio entre alguna de ellas destinado a ser el depósito de basuras comunales y de medianía entre los edificios. En estos espacios intermedios se arrojaron los huedos de los animales, los desperdicios y los restos de piezas cerámicas inútiles.

Algunas de estas medianías muestran restos de haber sido utilizadas como corrales para guardar animales domésticos como cabras u ovejas. La proximidad de las viviendas obligaron a los habitantes a realizar otras tareas en los límites del poblado. De esta forma trabajos como la construcción de adobes o el aventado del grano se realizaron  en los bordes del asentamiento.

Los materiales básicos de los edificios fueron el adobe y la madera. Los muros fueron construidos con adobe secado al sol y cubiertos con un mortero a base de cal y arcilla. Los tejados eran planos y se sustentaban en postes de madera interiores, y los suelos eran de arcilla pisada. En la actualidad se piensa que actividades cotidianas tales como la preparación de la comida se realizaron en el tejado

Reconstrucción de un espacio entre dos casas utilizado como corral,

© Çatalhöyük Research Project

Los interiores de casas de Çatal Hüyük siguen el mismo módulo habitacional con rasgos similares para situaciones similares. La mayoría de las casas se levantaron sobre plataformas debajo debajo de las cuales se realizaban los enterramientos. Los hornos se colocaron, en su mayoría, contra la pared sur, las escaleras de mano en la esquina del sudeste del cuarto principal, al igual que los contenedores de almacenamiento, las áreas para moler y preparar la comida, que se encontraban en la habitación mayor (ver casa 5).

El interior de estas viviendas debió ser oscuro  llenos del humo de los hornos interiores  dado que no se han encontrado evidencias de ventanas. la única evidencia de evacuación de humos serían los huecos dispuestos para las escaleras de mano.

Reconstrucción de la actividad interior de una vivienda neolítica,

© Çatalhöyük Research Project

Las paredes interiores de las casas estaban cubiertas con yeso. La aplicación de estas capas de yeso se realizaba en dos fases:

  • Una capa gruesa y espesa de yeso

  • Una capa mas ligera al agua

Es posible que dada la presencia de humo se aplicara una nueva capa ligera una o dos veces al año. En algunos edificios se ha encontrado mas de 120 capas de yeso. Esta paredes fueron decoradas con colores en algunas ocasiones, el rojo y el negro fueron los más comunes.

Los colores se aplicaron en capas finas que reproducían diseños geométricos o escenas en las que se representaron animales y personas.

Junto a las pinturas se realizaron apliques plásticos a modo de bajorrelieves, se modelaron figuras de animales salvajes, especialmente felinos como el leopardo y representaciones de toros, en genera, bucráneos. Se modelaron los toros sobre sus mandíbulas y cornamentas.

En las casas de esta etapa estaban compartimentadas en diferentes áreas cada una con una actividad especifica bien definida. Se pueden identificar por el uso de plataformas, por la decoración de las paredes, separadas por pilares interiores o bordes bajos en el suelo, por ejemplo, un borde ligeramente levantado rodeó a menudo los hogares y los hornos, separando las áreas más sucias del cuarto de las zonas más limpias, impidiendo que se derramara el hollín,  el carbón de leña o la ceniza en el resto de la habitación.

Los suelos se cubrieron con  esteras que aislaban del suelo, mantenían limpia la estancia y, posiblemente, sirvieron como colchón. Otras áreas bien definidas incluyeron espacios para la preparación de comida con las cubetas molederas.

Impresión de una estera, © Çatalhöyük Research Project

Los muertos fueron enterrados bajo los edificios, la mayoría bajo el suelo de la habitación principal, existen enterramientos de bebes, niños y adultos, algunos de ello fueron enterrados en contendores de cestería y muchos de los cuerpos estuvieron decorados con ocre.
 

 

 

Casa nº 5

Capilla 10

Capillas de Mellaart


 

 
 

IR AL íNDICE