Nedstat Basic - Free web site statistics

 

 

ARTURO DE BRETAÑA LOS MITOS CELTAS DE UNA LEYENDA

¿QUE ES UN DRUIDA?

En Irlanda, gracias a los preciosos manuscritos de la Edad Media que nos han transmitido en gran parte los relatos épicos paganos de los gaëls, es un complemento particularmente rico y totalmente esencial para completar nuestras informaciones sobre los druidas.

Lo que importa por lo demás no es la época de los manuscritos mismos, que fueron elaborados entre los siglos XI y XV y a veces incluso más tarde: por lo general se trata de "rejuvenecimientos" o de nuevas transcripciones de manuscritos más antiguos.

Y como en Irlanda fue la clase druídica la primera en ser cristianizada, sería muy extraño que las informaciones suministradas por los monjes cristianos no hubieran sido obtenidas en buena fuente, es decir en la tradición pagana oral aún muy viva durante los primeros siglos del cristianismo.

Allí, a poco que se quiera discriminar, tras el filtro de lo maravilloso épico y de los símbolos mitológicos, los druidas aparecen en su complejidad, pero también en la totalidad de sus funciones. De ahí la abundancia de denominaciones, veces difíciles de definir con exactitud.

El término genérico de la clase sacerdotal es drui, estricto equivalente de la palabra gala que César transcribe druis y los autores posteriores druida. Pero es muy evidente que el gaélico drui designa, como en Galia, un hombre perteneciente a la categoría superior de esa clase sacerdotal. En el momento en que el cristianismo apareció en Irlanda parece que el término drui hubiera perdido su importancia, no designando va más que una categoría inferior únicamente preocupada por la brujería.

Es la segunda categoría, la de los vates, la que aparece entonces como la más prestigiosa. En efecto, al vatis galo corresponde el file (plural fili o filid) irlandés, pero con todas las funciones nobles del antiguo druida. Esto no quiere decir que antes de la cristianización los fili hayan desbancado a los druidas propiamente dichos, únicamente atestigua un estado de hecho, en el siglo IV, en la época de la predicación de san Patricio en Irlanda. Y dentro de la categoría de los fili aparecen numerosas denominaciones, correspondientes a diversas especializaciones.

FUNCIONES DE LOS DRUIDAS

  • Está en primer lugar el sencha (palabra que se utilizara frecuentemente como nombre propio, como el gutuater galo) que es esencialmente un historiador, un autor de anales, encargado de mantener y difundir la tradición historica o filosófica, o también de pronunciar el elogio de los héroes.

  • Luego esta el brithem que cumple funciones de juez, de arbitro, de legislador, de embajador.

  • El scelaige está especializado en los relatos épicos o mitológicos.

  • El cainte es análogo al gutuater: es el maestro del canto, por supuesto mágico, y está encargado de pronunciar las invocaciones, las execraciones, las bendiciones y las maldiciones. Este satirísta desempeña un papel importante en numerosos relatos epicos irlandeses y sus poderes aparecen señalados como temibles.

  • El faigo, especie de médico que utiliza las plantas, la cirugía y las prácticas mágicas.

  • El cruitire que es un arpista cuya música es de carácter mágico (se trata a veces de música que hace llorar, que hace reír, que hace dormir o que hace morir).

  • El deoghaire, que es un escanciador: pero parece que éste tendría conocimiento de las sustancias no sólo embriagadoras, sino también alucinógenas.

La especialización adivinatoria es asumida por el faith, palabra que se corresponde exactamente con el término galo vatis. Pero quedan cosas oscuras en cuanto a la pertenencia del faith a la categoría de los fili. No se puede decidir si el faith era un file, y es verosímil que se diera un cambio con la cristianización: la predicción era mal vista por los cristianos y es posible que fuera en el momento en que los fili se convirtieron cuando abandonaron la función adivinatoria, siendo está recuperada por una categoría inferior que no se beneficiaba ya, en la nueva sociedad, del estatuto sacerdotal.

Está hipótesis la corrobora el hecho de que a los druidas propiamente dichos, en el momento de la cristianización, se les mantenía apartados del sacerdocio instaurado por san Patricio y sus sucesores.

En suma, los fili, una vez bautizados, y en la mayoría de las ocasiones ordenados sacerdotes y consagrados obispos, abandonaron aquellas funciones del druidísmo que resultaban más sospechosas, cuando no contrarias, al espíritu cristiano. Pero a causa de esto, nuestra información es incompleta.

Se observará también que los bardos están ausentes de esta nomenclatura, siendo así que la palabra bardo existe en gaélico y ha sido empleada para designar posteriormente a los poetas y cantantes populares. ¿Tenía el bardo irlandés un estatuto fijo? ¿Formaba realmente parte de la clase sacerdotal? Probablemente sí, si se compara con la Galia y también con el País de Gales, donde la institución bárdica se mantuvo hasta muy tarde, finales de la Edad Media, en el marco cristiano. De hecho, entre los galos, y en cierta medida entre los bretones armoricanos, fue el bardo el heredero del druída, mientras que en Irlanda fue el file el que cumplió ese papel.

Todos esos nombres que sirven para designar las diversas categorías funcionales en el interior de la clase druídica no deben sin embargo hacernos olvidar que la denominación esencial sigue siendo la palabra "druida".

 

IR AL íNDICE